Boomerang

El Boomerang debe su nombre a los primeros aborígenes que se encontró el célebre Capitán Cook en la conquista de Australia, que lanzaban el susodicho objeto curvado, fabricado en madera. Se trata de una expresión que significa “¡Vuelve, bastón!”. Otros apuestan a que su nombre proviene de boomari, una palabra aborigen que significa viento.

Sea cual sea el caso, los boomerangs no han sido un elemento presente únicamente en la salvaje Australia. Se han encontrado boomerangs por todo el mundo, ¡incluido en la tumba de Tutankamón! Aunque ha tenido usos diversos, sí que es cierto que uno de los usos más recurrentes ha sido el de elemento decorativo y/o ritual. Y es que esta forma, a priori tan sencilla, encierra un gran significado.

La filosofía del Boomerang está presente en las leyes más básicas de nuestro universo: la acción provoca reacción. Lo que va, acaba volviendo. De un modo u otro. Si haces algo bueno por otra persona, acabará volviendo a ti. Si inviertes dinero, también retornará tarde o temprano. Si recubres tus paredes con “Revestimiento Boomerang”, estas te devolverán un efecto contundente y lleno de relieve y un gran aliado decorativo inesperado. Renuévate.

Ida y regreso al futuro

Los arriesgados y vanguardistas diseños “Revestimiento Boomerang” parecen venir de otro tiempo, pero sin duda alguna, han venido para quedarse. Convierte tus paredes en algo nuevo a través de líneas que se curvan y viajan sin final aparente. 

¿Tienes una decoración minimalista o con inspiración asiática? Apuesta sin duda por el “Recubrimiento Origami”, un complemento perfecto para darle el punto “zen” a tu hogar. Y si no es tu caso, ¡atrévete igualmente y sorprende con una apuesta novedosa! Los origami son acompañantes perfectos para cualquier pared.